Hablan los vecinos de López Aguilar: “creemos a Natacha”. Nuevos correos de Urdangarín. Manuel de Cos, editor de “Mortadelo” y el nuevo cómic de Ibáñez: (Bárcenas) “El tesorero”

Hablan los vecinos de López Aguilar: “creemos a Natacha”. Nuevos correos de Urdangarín. Manuel de Cos, editor de “Mortadelo” y el nuevo cómic de Ibáñez: (Bárcenas) “El tesorero”

En el programa de hoy tenemos un documento sonoro exclusivo: hablan los vecinos del ex ministro Juan Fernando López Aguilar, acusado de malos tratos por su esposa, “Natacha” de la Nuez. Existe cierto temor entre los residentes del edificio situado en el número 10 de la calle Galo Ponte de Las Palmas de Gran Canaria y reproducimos esos miedos, pero una de las propietarias rompe el silencio: “creemos a Natacha”, dice.

En el segundo bloque de noticias abordamos el “caso Urdangarín” a raíz de los nuevos correos incorporados ahora a la causa por Diego Torres, socio del duque de Palma. Repasamos por ello esos emails que hemos estado publicando en la web de “Espía en el Congreso”.

Por último, entrevistamos al editor Manuel de Cos bajo cuya labor se encuentra la obra del dibujante Francisco Ibáñez, que ha sufrido la última censura de RTVE: Ibáñez presentó el álbum número 200 de ‘Mortadelo y Filemón’ que se lo dedica al senador del Partido Popular Luis Bárcenas bajo el título de “El Tesorero”. Sin embargo, la noticia no se difundió en Televisión Española aunque la rueda de prensa de presentación del cómic sí fue cubierta por los servicios informativos de la televisión pública. Un caso de censura que tendrán que resolver de nuevo Mortadelo y Filemón y que analizamos en el programa.

PODCAST: Programa completo
PODCAST (PARTE1): Hablan los vecinos de López Aguilar
PODCAST (PARTE2): Los nuevos correos de Urdangarín
PODCAST (PARTE3): Entrevista a Manuel de Cos, editor de “Mortadelo y Filemón”
Profile photo of Espía en el Congreso
Soy corresponsal parlamentario y trabajo en el Parlamento de uno de los países más corruptos de Europa. Es mi propósito contarles simplemente lo que veo y oigo aquí, pues a menudo no lo encuentro reflejado en los medios de comunicación. ¿Por qué? Probablemente porque junto a la “clase” política anida también esta otra “clase” dependiente de ella que debe agradecer con silencios y loas las migajas que se desprenden del mantel para no caer en la indigencia económica. Ya lo dijo Larra y poco ha cambiado: en España una cosa es lo que se dice, otra lo que se escribe y otra lo que sale publicado. Lo llaman partitocracia y a sus integrantes los denominan “la casta”. Sin mi anonimato como “espía en el Congreso” no podría mirar a través del ojo de la cerradura y aún así cada mañana, cuando acudo a las Cortes, me dan arcadas y debo aguantar el tipo para no vomitar: España está en llamas con seis millones de parados, suicidios ocultados, protestas generalizadas, expropiaciones hipotecarias, estafas bancarias a ancianos, corrupción dominando el poder… Y toda la clase dirigente sin excepción, junto a sus familiares y amigos más allegados, retribuida y subvencionada íntegramente por el pueblo, se sonríe y se saluda educadamente, cumple con pulcritud su ritual mediático y se limita a tocar la lira, como en los mejores tiempos de Nerón. Nuestros mayordomos, a quienes pagamos generosamente, se nos han rebelado, se han hecho con la caja y con las llaves de la casa y tras sisarnos o robarnos descaradamente, ahora pretenden quedarse hasta con la vivienda. Pasen y vean…

2 Comments

  1. Si la Ley fuese igual para todos, si estuviésemos sometidos a la Constitución y a las Leyes, como debería ser en un Estado de Derecho, López Aguilar tenía que haber dormido en el Calabozo.
    Pero como este país está gobernado por una mafía, una casta que se cree que las Leyes no son para ellos sino para la plebe, este personaje sigue suelto y coleando.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>